Blog >
Día 7: La Resurrección y la Autoridad de Cristo
April 12, 2020, 12:00 AM

La Resurrección y la Autoridad de Cristo

Pasaje Bíblico: Mateo 28:1-20

Fecha: domingo, 12 de abril de 2020

 

En todo el calendario existen 3 días que son súper importantes.

  1. El día que Jesús nació,
  2. El día que Jesús murió y
  3. El día que Jesús resucitó.

Hoy es un día importante, un día que debemos estar llenos de gozo y esperanza. Todo lo que tu y yo creemos, nuestra fe, el cristianismo se para sobre la resurrección de Jesucristo. Cuando Mateo registra para nosotros los eventos del capítulo 28, él está, por inspiración del Espíritu Santo, haciendo afirmaciones que totalmente cambian el mundo.

Leamos juntos el relato de la resurrección en Mateo 28 y luego vamos a ver juntos tres implicaciones con respecto a la autoridad de Cristo basada en la resurrección.

Mateo 28

  1. Jesús tiene autoridad sobre la vida y la muerte.

Si Jesús no fue levantado de entre los muertos, entonces no tenemos que preocuparnos por absolutamente nada de lo que Él enseñó, hoy sería otro domingo común y corriente en el calendario, porque entonces todo fue una mentira.

1 Corintios 15:14 – “Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.”

¡Pero Jesús resucitó y hoy está vivo! ¡Aleluya! Por lo tanto, como sí resucitó tu y yo debemos aceptar absolutamente todo lo que enseñó, porque Su autoridad es absoluta.

Jesús cierra este capítulo y el Evangelio en su conjunto al afirmar en el v.18 - “Toda potestad [toda autoridad] me es dada en el cielo y en la tierra.

La autoridad absoluta de Jesús basada en la resurrección significa que Él tiene autoridad sobre la vida y la muerte.

Poco antes de su propia muerte, Jesús les dijo a sus discípulos lo siguiente: Juan 10:18 - “Nadie me la quita [hablando de Su vida], sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar…”

¡Esa es una declaración asombrosa! Ninguno de nosotros podemos decidir cuándo entramos a este mundo, ni tampoco cuando morimos. Ninguno de nosotros tiene el poder de decir: “Volveré a la vida.” Pero eso es precisamente lo que hizo Jesús, y como sí resucitó de entre los muertos, Él tiene autoridad absoluta sobre la vida y la muerte.

 

  1. Jesús tiene autoridad sobre el pecado y Satanás.

Debido al hecho de que Jesús resucitó de los muertos, también tu y yo debemos admitir que Él tiene autoridad sobre el pecado y Satanás.

Todos los hombres mueren porque pecan, porque la muerte es el pago por el pecado.

Génesis 2:17 – “mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

Romanos 6:23 – “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”

Sin embargo, Jesús fue el único hombre en toda la historia que murió sin pecar. Entonces, ¿por qué murió? Jesús murió por nuestros pecados. Jesús murió en nuestro lugar.

1 Pedro 2:24 – “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.”

Después de Su muerte, Jesús se levantó de la tumba, no solo en victoria sobre la muerte, sino también en victoria sobre el pecado. 1 Corintios 15:55-57 nos enseña que el pecado es el “aguijón de la muerte”.

1 Corintios 15:55-57 - 55 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? 56 ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. 57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.”

 

  1. Jesús tiene autoridad sobre ti y sobre mí.

El hecho de que Jesús tiene autoridad sobre la vida y la muerte, así como sobre el pecado y Satanás, lleva a una conclusión inevitable: Él también tiene autoridad sobre tu y yo.

Pablo habla de esta realidad en Romanos 10:9-13, a lo que podríamos referirnos como la confesión fundamental del cristianismo:

Romanos 10:9-13 – “8 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. 12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; 13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.”

Entonces, ¿qué significa que Jesús tiene autoridad absoluta sobre tu y yo?

Primero, significa que Él reina sobre nosotros supremamente. Muchas veces los cristianos dicen: “He decidido hacer de Jesús el Señor de mi vida.” Pero no es así. Tu no tuviste opción. Jesús es Señor sobre tu vida. Filipenses 2:10-11 dice que un día cada rodilla se doblará y cada lengua confesará que Jesucristo es el Señor. La pregunta no es si Jesús es el Señor o no; la pregunta es: ¿si tú te someterás a Él como Señor ahora o cuando sea demasiado tarde?

Segundo, Él nos ama profundamente. Recuerda que el propósito de la resurrección se basa en el amor de Cristo por nosotros. Dios envió a Su Hijo unigénito para pagar el precio de nuestro pecado, y la resurrección nos hace saber que nuestra esperanza de salvación no es una historia inventada, un mito fantasioso. La resurrección de Jesús da validez a todo lo que dijo, todo lo que enseñó y todo lo que nos dijo que vino a hacer. En Gálatas 2:20, Pablo habla del Hijo de Dios que “me amó y se entregó a sí mismo por mí.” Los creyentes deben regocijarse en el amor de Jesús demostrado tanto en su cruz como en su resurrección.

Tercero, la autoridad de Cristo sobre nosotros significa que Él nos juzgará eternamente. Jesús habla de Su papel como juez en Juan 5:21-23. Para todos los que creen en Cristo, la verdad del juicio de Cristo es una buena noticia. Son buenas noticias porque puedes salvarte del juicio eterno si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos.

El papel de Cristo como juez también es una buena noticia porque la resurrección nos recuerda que este mundo no es todo lo que hay. Si nuestras únicas expectativas son para esta vida, entonces no tenemos esperanza frente a la tragedia en este mundo. Además, el juicio de Cristo significa que nuestros esfuerzos por la justicia en este mundo se vuelven significativos.

Todos tenemos anhelos y deseos incorporados de significado y propósito, y esto nos dice que este mundo no es la imagen completa. Ni la enfermedad ni los desastres naturales tienen la última palabra en este mundo; debido a la resurrección, Jesús sí. Él tiene toda autoridad y Él tendrá la última palabra en la vida de cada uno de nosotros por toda la eternidad.

Para terminar, quiero repetir algo que ya dije y dejarlos con este pensamiento: El asunto no es si Jesús es el Señor o no. Jesús es el Señor. La pregunta es: ¿si tú te someterás a Él como Señor ahora o cuando sea demasiado tarde?

Romanos 8:11 – “Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.”

Juan 11:25-26 – “25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?”


Post a Comment