Blog
November 27, 2019, 12:44 PM

EL REINO MILENARIO DE JESUCRISTO



Isaías 11:1-10 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Reinado justo del Mesías

1  Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces.

Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.

Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos;

sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío.

Y será la justicia cinto de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura.

Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará.

La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja.

Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora.

No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.

10 Acontecerá en aquel tiempo que la raíz de Isaí, la cual estará puesta por pendón a los pueblos, será buscada por las gentes; y su habitación será gloriosa.

 


Con frecuencia oímos hablar del milenio. ¿Qué significa esta palabra? Milenio es un término formado por dos vocablos latinos: mille, el cual significa mil y annum, que quiere decir año. Así que milleannum significa mil años.

Hay tres posiciones básicas sobre el reino milenario de Cristo:

  1. La creencia premilenaria dice que Cristo vendrá a la tierra, instituirá un reino de justicia y reinará sobre la tierra por mil años.
  2. La postura post-milenaria enseña que la influencia del evangelio hará que el mundo vaya de mejor en mejor hasta que haya un período de mil años de paz y justicia en la tierra, luego el Señor Jesús regresará.
  3. La amilenaria niega que haya un milenio literal y sostiene que Cristo vendrá de repente para poner fin al tiempo.

La posición más dominante entre los creyentes es la premilenaria, y es la que se sigue en esta serie de lecciones.

 

EL PROPÓSITO DEL MILENIO

La Biblia habla mucho de la era del milenio. Predice, describe y exalta la gloria de ese reino venidero. Sin embargo, no presenta una razón específica del por qué habrá un reino milenario.

Hay una explicación lógica del porqué Cristo reinará en la tierra por esos mil años. El ser humano fue creado para vivir bajo el gobierno de Dios. Dios nos dio dominio sobre todas las cosas menos nosotros mismos. Nunca hemos podido dirigirnos a nosotros mismos; necesitamos la guía de Dios. Sin embargo, siempre hemos procurado hacer nuestra propia voluntad. Por eso, Adán y Eva comieron del fruto prohibido en el huerto del Edén. Los resultados trágicos de esa transgresión se conocen bien. Si el hombre hubiera vivido bajo el gobierno de Dios, sin haberse rebelado nunca, toda la existencia humana habría sido ideal. El pecado del hombre le trajo todos sus males. Lo anterior nos ofrece una razón posible para el propósito de Dios en el reino milenario de Cristo.

Después del arrebatamiento, el poder restringente del Espíritu Santo será quitado. Se verá con claridad, entonces, que la humanidad nunca pudo vivir sin el control divino.

¿Cuál sería la condición de la humanidad si fuera sumisa por completo a Dios? Esta pregunta se contestará en el reino milenario. En sólo siete años, el mundo se encontrará en una condición tan desesperante, debido a su rechazo de Dios, que toda la humanidad se destruiría sin la intervención de Dios. Cristo, por otra parte, podrá reinar todo un milenio en paz debido a que gobernará de acuerdo con la voluntad de Dios.

El reino milenario de Cristo demostrará que el camino de Dios es el correcto.

 

LA PREPARACIÓN PARA EL MILENIO

Tres grandes eventos ocurrirán entre la tribulación y el reino milenario, preparando el escenario para el reino de justicia. Estos son:

  1. Toda oposición al gobierno de Dios será vencida. Eso pasará en los eventos que se efectuarán alrededor de la batalla de Armagedón. El anticristo reunirá sus fuerzas para destruir a los judíos salvos que Dios ha sellado, retando a Jehová Dios a una contienda. Jesucristo vendrá como Dios Todopoderoso, descendiendo del cielo sobre un caballo blanco. Los ejércitos del anticristo serán completamente aniquilados. El anticristo será lanzado al lago de fuego junto con el falso profeta, dejando la oposición a Dios desorganizada y sin líder. (Véase Apocalipsis 19:11-21)
  2. Satanás será vencido. Un ángel lo atará y, arrojándolo al abismo, lo hará prisionero por mil años. Esto garantiza que no habrá engaño en las naciones por todo un milenio. Dios regirá la tierra, en la Persona de Cristo y los santos, en perfecta santidad y paz. (Véase Apocalipsis 20:1-3)
  3. Las naciones serán juzgadas. El juicio de las naciones parece entenderse mejor en relación con el reino milenario. Dios les permitirá existir como naciones o serán disueltas durante el período de la tribulación, dependiendo de la actitud que tengan hacia los judíos (a quienes Jesucristo llama «mis hermanos»). Este juicio no tratará de individuos, sino de naciones como tales. Habiéndose determinado la existencia de las naciones que habrá, todo estará listo para el gobierno de Dios. (Véase Mateo 25:31-46)

 

LAS PERSONAS EN EL MILENIO

Cristo será el Rey sobre la tierra.

El profeta de Dios declaró desde hace mucho: «…el principado sobre su hombro. ...Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre…» (Isaías 9:6-7).

El ángel Gabriel anunció a María lo siguiente acerca de su Hijo divino: «...y el Señor Dios le dará el trono de David su padre...y su reino no tendrá fin» (Lucas 1:32-33). Sucederá así como Dios lo decretó. El humilde Jesús será exaltado y reinará como el Rey soberano del universo.

Los santos tendrán parte en el reinado de Cristo. Apocalipsis 20:6 dice: «Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección…serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años». Tal y como lo enseña la parábola de aquel señor que premió a sus siervos, permitiéndoles tener autoridad sobre ciudades, así permitirá Cristo que Sus santos reinen junto con Él.

Las naciones existirán entonces como existen ahora. Habrá multitudes de inconversos durante esa era, pero el pecado estará pasivo debido a que Satanás estará atado y en prisión. Habrá multitudes que se dejarán engañar cuando éste sea soltado al final del milenio, pero estarán sujetas a Cristo durante Su reinado de mil años.

 

LA PAZ DURANTE EL MILENIO

Cuando Cristo Jesús reine, habrá perfecta paz y justicia.

Aun la naturaleza cambiará. Los animales vivirán juntos en paz los unos con los otros y con los humanos. «Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar» (Isaías 11:8-9).

 

DESPUÉS DEL MILENIO

El reinado de Cristo sobre la tierra será de mil años. El número mil es un número perfecto (diez por diez por diez). Mil años son suficientes para vindicar la Palabra y la obra de Dios.

Al final del reino milenario, Satanás será soltado de su prisión y engañará a las naciones que quedan en la tierra. Las juntará para intentar vencer a Jesucristo y a Su pueblo. Aunque algunos en la tierra serán fieles a Cristo, la mayoría (con excepción, por supuesto, de los santos glorificados) seguirá a Satanás. Luego, fuego descenderá de Dios y los consumirá (Apocalipsis 20:10).

Seguidamente, será el tiempo del juicio ante «el gran trono blanco». Hay muchas preguntas acerca del reino milenario que no se contestan en las Sagradas Escrituras. Si usted no entiende todo, no se preocupe. Sólo es importante que usted conteste a la pregunta más importante de su vida: En el reino milenario, ¿estará reinando con Cristo o estará eternamente perdido y sin esperanza?

Ahora mismo es el momento en que debe asegurarse de que está a salvo por fe en Cristo.

Post a Comment